martes, 1 de julio de 2008

Allende, la epifanía de un siglo



Karen Hermosilla
Punto Final, junio 2008

Luego de evocar el haiku: "Es una lástima cortarla, es una lástima dejarla. Ah, esta violeta", pienso en Salvador Allende. La historia no soportó el influjo renovador de un hombre como Allende. De alguna forma le quedaba grande a un país caracterizado por líderes tradicionales y, a lo más, reformistas. Como esta violeta, superó los racionamientos sistémicos con su elocuente belleza, desesperando a los que, cuajados en la figura de un patrón de fundo, despojaron a la patria al rechazar la invitación que él hiciera a construir un Chile soberano y libre. Se trocó la vida por la negación y el luto: la ausencia de espacio; un negro habitar sin paisajes ni gestos comunes.

Sin embargo, Allende y la juventud, entendida como lo nuevo, están irremediablemente unidas. Su pensamiento ágil y dinámico confió en la pulsión vital que regenerará siempre las fermentadas estructuras.

Las protestas que hoy por hoy realizan los estudiantes chilenos en oposición a las sistematizaciones legalistas que consagran al lucro y la acumulación como derechos inalienables, la dicotomía social que implican y el miedo y sometimiento al poder económico-policial que detentan los beneficiados con estas leyes de juego perverso, concuerdan con la esencia del ideario patriótico del Compañero Presidente, desplegado cada uno de sus discursos, en especial el que hace con respecto a la legalidad del gobierno de la Unidad Popular: "Protestamos contra una ordenación legal cuyos postulados reflejan un régimen social opresor. Nuestra normativa jurídica, las técnicas ordenadoras de las relaciones sociales entre chilenos responden hoy a las exigencias del sistema capitalista".

Privatización sistemática y continua de la educación, amparo absoluto a la flexibilidad laboral, rebaja en la responsabilidad penal, prohibición de fármacos para la seguridad sexual en los servicios de salud pública, corrupción en los programas de generación de empleo, condiciones infrahumanas en las cárceles del Sename, persecución a activistas y minorías étnicas, conscripción femenina, control de identidad y detención por sospecha, son solo algunas de las fórmulas que tiene el estado para aplacar el influjo y empoderamiento de la juventud, propiciando el desencuentro entre generaciones y la dominación de las ideas rancias que sostienen el status quo. La misma decrepitud y agusanamiento que triunfó frente al pueblo en 1973 es la que gracias a la Constitución pinochetista nos sojuzga ahora, utilizando lo que en resumidas cuentas es su única potestad: la muerte.

Paradojalmente, la muerte es un estado perpetuo y trascendente, tal como lo es en el imaginario nacional la figura del Presidente Allende.

A 100 años de su nacimiento, justamente la mitad de la historia de una República que apenas traza un par de siglos, Allende sigue haciendo su promesa. Se encuentra pendiente, a pesar de estar capturado en un sarcástico futuro de Alamedas polutas e intoxicadas de jóvenes rabiosos, usurpados en sus derechos y violentados por las plataformas de poder. Y es por esta misma realidad aciaga, que Allende vive en cada voz que se alza para cambiar un estado capitalista, gobernado por los mismos personajes que desde siempre han engañado al pueblo con el rictus de quien no quiebra un huevo y con las manos, supuestamente, higienizadas por la democracia.

Pago mis necesidades básicas a precio de mercado con billetes iconografiados con rostros próceres, transito por calles y avenidas de nombres rimbombantes aprendidos en aulas de pupitres mohosos, fustigados y chatos con el peso de una historia mediocre a no ser por Salvador Allende, un hombre con miles de soles encandilantes en su interior que iluminaron confiados a las nuevas generaciones. Allende les dijo "A aquellos que han vivido siempre pegados a una moral caduca y vieja, sin juventud moral: en esta juventud, en esta juventud que repleta el Estadio, que es la juventud revolucionaria de Chile, hay una nueva moral".

Cuando el marketing institucional posiciona al bicentenario como un hito en la construcción de la República, pienso si los ciudadanos históricos de la patria de Allende, si esos jóvenes de ayer, portadores de una nueva moral, recuerdan lo que yo sin recordar recuerdo. ¿Por qué los falsos líderes, muchos usufructuadotes de los valores más importantes del pueblo chileno han recubierto al estado de derecho con una espesa telaraña? ¿Por qué todos hemos consentido como huésped a la amnesia? ¿Por qué sólo es viable recordar el dolor y la trágica visión de la derrota?

Allende no es puramente una muerte trágica o un icono pop de un partido travestido, encarna el sentimiento más próximo a la verdadera patria joven, a la patria anhelante que aguarda en cada uno de nosotros.

¡Celebremos el centenario del natalicio de Salvador Allende como una oportunidad al retorno¡ Hagamos de Allende la epifanía de un siglo.

4 comentarios:

cárcamo dijo...

Hola Karen, nos interesaría publicar tu artículo en www.catedralibresalvadorallende.blogspot.com
de la Universidad de Buenos Aires (UBA)
Contestanos a
catedralibreallende@gmail.com
Saludos de José Salvador Cárcamo
Profesor a cargo

Arnaldo Pérez Guerra dijo...

Excelente trabajo.
besos
Arnaldo

miloven dijo...

de prueba

miloven dijo...

Karen, he leido tu articulo en punto final y es muy hermoso, me llena de nostalgia por aquello que tal vez no he vivido y sin embargo añoro...en tus palabras vislumbro algo que anhelo y que a veces creo perdido.Perdona si lo que dire luego suena machista: pero no conozco mujeres con tu intensidad, y que esten vivas, quiero decir. En principio nada impide que haya mujeres asi, con esa sensibilidad, pero de que las hay, pocas hay, pocas ha habido.

Luego, buscandote, he visto de pasada otros articulos tuyos y otras fotas tuyas, de a poco te me vas haciendo mas interesante y tu imagen, mas contradictoria...como sea, te felicito por tu articulo y por tu facha, la verdad es que estas bastante bien, compañera.

Yo soy psicologo y musico, estudio en Temuco (saxo) y vivo en Valdivia. Como Psicologo he sufrido marginacion y persecucion,puesto que la mayoria de mis colegas son fachos y verdugos.

¿Ocurrira lo mismo contigo, en tu profesion?

Me encantaria, primero, poder cruzar algunas palabras contigo, tal vez mi voz pueda resonar en ti, como tu palabra en mi.

Un abrazo, ah, si pudiera dartelo!