viernes, 28 de noviembre de 2008

ESPECIAL CASTRACIÓN




Libertad - Charles Bukowsky


El tomó vino toda la noche, aquel 28,
y seguía pensando en ella;
la manera en que caminaba y hablaba y amaba
la manera en que le dijo cosas que le parecían verdad,
pero no lo eran, y el conocía el color
de cada uno de sus vestidos,
y sus zapatos, el conocía la parada y la curva de cada taco,
tan bien como las piernas a las que le daban forma.

Y ella había salido otra vez cuando el llegó a casa, y
volvería con ese especial hedor, otra vez
y así fue.
Ella llegó como a las tres de la mañana
inmunda como un cerdo comemierda,
y el agarró el cuchillo de carnicero
y ella gritó,
retrocediendo contra la pared de la pensión
todavía bella de algún modo,
a pesar de que el amor se esfumaba.

Ese vestido amarillo,
su favorito,
y ella gritó de nuevo.

Y él agarró el cuchillo
se desabrochó el cinto,
se arrancó la ropa delante de ella,
y se cortó las bolas.

Y las tuvo entre sus manos,
como nueces
y las dejó caer en el inodoro
y tiró la cadena.
y ella seguía gritando,
mientras la habitación se ponía roja
OH DIOS!
QUÉ HAS HECHO?
Y el se sentó ahí,
sosteniendo tres toallas entre las piernas
no importándole ya si ella se iba o se quedaba
si se vestía de amarillo o de verde
ni ninguna otra cosa.

Y mientras con una mano sostenía las toallas,
levantó la otra y se sirvió otro vino.







3 comentarios:

Marulista dijo...

Yo le cortaría el pico a hartos locos.

y haría "huevos" fritos

RICK TERROR dijo...

¡Uy, que fuerteeee!!!¿Llamen al curita Hasbún!No veía nada tan fuerte desde Happy Three Friends

karen dijo...

lo unico que puedo decir es que Artemio es mucho más educado, cariñoso, empático y generoso desde la operación. ya no anda compitiendo como weón ni subyugando a todos los queno sean él mismo. curioso. pero el cambio es radical. ahora es un tipo sereno, reflexivo y muy simpático.