viernes, 30 de noviembre de 2007

Eramos del Perraje


Así conocí a la tía Pucherito y hasta al viejito pascuero. Una tarde calurosa al año se nos permitía ver las bondades del trabajo de nuestros papis. Pero eramos del perraje. Elviejo pascuero llegaba en un helicóptero, mucha veces se lanzaba en paracaidas...pero eramos del perraje. había shows de gran "calidad" como decía, conocí a la tía Pucherito. pero eramos del perraje. Y eso al final de la tarde se sabía. Los niños rubios comian otras cosas y recibian patines, bicicletas y hasta computadores. A nosotros nos daban una caja de cartón con pan de pascua, café, leche y un agua ardiente para hacer cola de mono, además de alguna muñequita sucedanea de barbi. Eramos del perraje.

Feliz Navidad

4 comentarios:

David dijo...

Éramos, ni buenos ni malos
Éramos, simples seres humanos
(Congreso)

La navidad está sobrevaluada, una vez conocí a un niño pequeño de un hogar de acogida que le dio conmigo, me abrazaba y me decía "padrino", y yo, con lo huraño que suelo ser en lo referido a lo sentimental, la verdad traté de darle bola pero estimo que quedó en un intento, ojalá no patético...
me pidió un regalo de navidad, le pregunté que quería, si acaso un auto, un reloj, ropa
me dijo "no, llévame a pasear un día".

hay algo aún más atrás de las galerías donde se sienta el perraje, algo que no cabe en la lógica del estadio y ni siquiera sabe que se juega un partido. Nacieron sin entender la navidad como algo material.
Ese "perraje" es la clase media que no le alcanzó para ser burguesa, el proletario con el comunismo atragantado en la garganta, pero jamás la inocencia de los que podríamos considerar "los más atinados del planeta". OJO

** hablando de Congreso, recomiendo a Holman, seco el viejo, medio hipi burgués, pero sabe pegarte una volá sin yerba.

chau karen

Taco dijo...

Hey, me gustó lo que escribiste. Cuando chico, en Soinca (empresa zapatera) hacían fiestas lindas, con viejo pascuero tirándose en paracaídas (una vez se pegó contra la barrera de reja alta que estaba detrás de un arco y cayó estrepitosamente, los niños lloraban, pensaron que había muerto)y música y hueveo, habían piscinas con regalos y todos recibíamos el mismo. Eran buenos regalos. Para algunos amigos era el único que iban a tener esa Navidad.

ex uniformado dijo...

en general? o es una experiencia personal?

ya que los uniformados segregan por sectores y no se ve la desigualdad de regalos ni nada de eso

saludos

Iturriaga

Anónimo dijo...

No mi querido Iturriaga. Hubo varias navidades en donde no separaraon por los de escuela y los cogote pelados. Fue toda lña familia militar y sí sucedio. Me parece que usted es un impostor o simplemente no conoce que hay estilos y estilos de comandantes.
Karen la DUEÑA de este blog